miércoles, 4 de mayo de 2011

Zinaida Serebriakova (1884-1967)







Ziraida Serebriakova nació en Neskuchnoye (Ucrania) en el seno de una familia muy vinculada al mundo del Arte. Su padre, Yevgeny Nikolayevich Lanceray, fue un reconocido escultor, y su abuelo materno, Nicholas Benois, fue un famoso arquitecto de la Rusia zarista.
Sus trabajos anteriores a la Revolución Rusa tienen un carácter popular y optimista, con una visión muy plástica de la realidad. Con ellos participó en la gran muestra organizada por la Unión de Artistas Rusos en 1910. La revolución de Octubre cambió seriamente la trayectoria vital y profesional de Zinaida debido a la represión sufrida por su familiar. La pintura de Zinaida adopta tintes más pesimitas y se ve obligada a refugiarse en actividades vinculadas al mundo del teatro para sobrevivir.
En el otoño de 1924, Zinaida Serebriakova viaja a París tras recibir el encargo de pintar un gran mural. A partir de ese momento París se convertirá en su lugar de residencia. Entre 1928 y 1930, Zinaida viaja a Marruecos, país que le marcará por su luz y colorido, dotando a la pintura de Zoraida Serebriakova de un nuevo impulso.
Pese a haber adoptado la nacionalidad francesa en 1947, el año 1966 se organizó una gran muestra de la obra de Zinaida Serebriakova en Moscú, San Petersburgo y Kiev. La crítica y el público acogieron con entusiasmo la obra de Zinaida que recibió los mayores elogios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario